Guias Vital Way

VITAL WAY Salud y Bienestar

Buena circulación

La importancia de la complementación orgánica para tu circulación.

Si tienes problemas de varices o sensación de piernas cansadas y deseas fortalecer tu sistema circulatorio en general, favorecer el retorno venoso y aliviar la sensación de piernas cansadas te recomendamos un estilo de vida saludable y además potenciar la complementación con principios activos tales como los saponósidos y flavonoides del rusco, los antocianósidos de la vid roja, los taninos del hamamelis, los mucílagos del hibisco y los ginkgólidos y polifenoles del Ginkgo biloba y la vitamina C.

- Rusco Los saponósidos que contiene el rusco le confieren una acción antiinflamatoria y venotónica, y los flavonoides y las sales de potasio le proporcionan un efecto diurético, antiedematoso y protector capilar. Planta muy indicada en estados en los que se requiera un aumento de la diuresis, como pueden ser: infecciones urinarias, gota, hipertensión arterial, edemas y sobrepeso acompañado de retención de líquidos.

- Vid roja Sus propiedades beneficiosas se deben a su contenido en flavonoides y antocianósidos, que le proporcionan efectos tónico venoso y capilar, además de ser excelentes antioxidantes. Asimismo, los taninos le ofrecen propiedades antisépticas de las vías urinarias y un efecto antidiarreico. La vid roja se recomienda en todas aquellas alteraciones venosas, sobre todo de miembros inferiores, ya sean varices, hemorroides, flebitis, fragilidad capilar o edemas. También se recomienda para afrontar los desórdenes propios de la menopausia.

- Hamamelis Sus propiedades tónicas venosas las debemos a su riqueza en taninos, al igual que su potente efecto antioxidante, que inhibe la destrucción del ácido hialurónico, que se debe también a su riqueza en sustancias como los flavonoides. Sus aplicaciones van desde el tratamiento de las hemorroides, ulceraciones y edemas de miembros inferiores al de la flebitis.

- Ginkgo biloba Su contenido en ginkgólidos y polifenoles le proporciona propiedades vasodilatadoras a nivel arterial, que favorecen la oxigenación de los tejidos, al mismo tiempo que aumentan la resistencia capilar y disminuyen la permeabilidad. Mejora el tono venoso a la vez que refuerza la motricidad venosa. Al mismo tiempo disminuye la viscosidad de la sangre y actúa como un antiagregante plaquetario.
El Ginkgo biloba se recomienda en todas aquellas personas que presentan insuficiencia venosa de los miembros inferiores (flebitis, tromboflebitis, edema y varices).

- Hibisco Su riqueza en mucílagos le confiere propiedades emolientes, los flavonoides le proporcionan un efecto diurético e hipotensor suave y los antocianósidos, propiedades vasodilatadores a nivel periférico. También presenta fitosteroles, con acción hipolipemiante.
El hibisco se ha utilizado durante años para tratar trastornos intestinales, ya sean estreñimiento, diarrea o intestino irritable. También se utiliza en casos de hipertensión arterial, varices, hipercolesterolemia, arteriosclerosis, ansiedad, insomnio y dismenorrea.

- Bioflavonoides También conocidos con el nombre de vitamina P, tienen la propiedad de fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos, siendo, pues, muy convenientes en caso de hemorroides. Además, son un buen aliado para los problemas cardiovasculares, ya que regulan la coagulación (previniendo las trombosis y las hemorragias), evitan que el colesterol se oxide y fortalecen los vasos sanguíneos, a los que dotan de mayor flexibilidad. Son muy aconsejados en caso de varices, úlceras, flebitis y arteriosclerosis. Además, los bioflavonoides ayudan a absorber la vitamina C.

- Vitamina C Cumple un rol fundamental, ya que participa en la regeneración de los tejidos y mantiene equilibrados nuestros niveles de colágeno, sustancia que proporciona elasticidad a la piel, arterias y venas y a todos los tejidos del organismo. Es de vital importancia para mantener los vasos sanguíneos flexibles.
Si tu problema es la tensión arterial elevada y quieres normalizar estos valores es interesante que descubras el importante papel hipotensor que pueden ejercer ciertos principios activos, como la alicina del ajo, el oleoeuropeósido del olivo, los flavonoides y prociandoles del espino blanco, las saponinas del muérdago y la coenzima Q10.