Guias Vital Way

VITAL WAY Salud y Bienestar

Depuraciones

El cuerpo acumula los desechos provenientes de la mala alimentación o la mala digestión, la falta de ejercicio físico, el tabaco, el alcohol y el estrés. Estas sustancias tóxicas acumuladas causan, en nuestro organismo, una sensación de agotamiento, desgaste, fatiga y apatía.
Además, como resultado de las reacciones metabólicas que tienen lugar de manera normal en el cuerpo, también se producen sustancias que afectan al equilibrio del medio interno como, por ejemplo, ácido úrico, urea, bilirrubina… Todos estos desórdenes predisponen a la aparición de enfermedades, como problemas intestinales, problemas de piel y problemas articulares.

Es importante saber que nuestro cuerpo posee un sistema de limpieza interno muy sofisticado que le ayuda a eliminar los desechos metabólicos, es decir, los productos que resultan de los procesos biológicos o de las reacciones químicas que se originan como parte inherente del organismo.

Este mismo sistema de limpieza intenta compensar las toxinas procedentes del medio ambiente, de los alimentos que consumimos, del uso del medicamentos, alcohol, o tabaco y de otras fuentes externas como el estrés sostenido y la falta de sueño que también favorecen la acumulación de sustancias tóxicas en el organismo.

El problema aparece cuando existe un cúmulo de toxinas en nuestro alrededor que hace que el organismo sea incapaz de mantener el ritmo. El uso de la complementación y la fitoterapia en la depuración del organismo no es nuevo. A lo largo de la historia el hombre ha recurrido a los beneficios de las plantas medicinales para limpiar el organismo de tóxicos y proporcionarle salud y bienestar.

Actualmente, en la complementación orgánica y la fitoterapia se combinan plantas y principios activos con propiedades depurativas, hepáticas, intestinales y renales para obtener un efecto sinérgico y de gran efectividad en cuanto a las rutas de eliminación del organismo para que estos órganos vuelven a tener un funcionamiento óptimo.
Por este motivo siempre aconsejamos realizar, al menos dos veces al año, una cura depurativa. Que recomienda efectuarla en otoño y en primavera, aunque también es recomendable realizarla tras épocas en las que ha habido un abuso de alimentos, como después de las fiestas navideñas.